GUIA DE ORO ECUADOR ES UN PRODUCTO DE EDICIONES JUMANDI - info@ecuadorguiadeoro.com - 593 2-361-7233 - 593 2-225-0115

COSTA

Andes

Plantación de quinua andina - Tren Ecuador

Volcanes con cimas nevadas, glaciares congelados en el tiempo, ciudades patrimoniales, ruinas incas, pueblos ancestrales y la cúspide del folclore nacional, la región andina no es sólo la más característica del Ecuador, sino también un paraje único por todo lo que en ella confluye. Desde el punto más elevado del planeta, el volcán Chimborazo, y la imponente belleza del volcán Cotopaxi o la magnitud del Cayambe, a lo largo de los cientos de kilómetros del valle interandino ecuatoriano se levantan cumbres y se esconden valles que ningún viajero que emprenda una ruta por el Ecuador puede dejar de visitar.

 

Las laderas de esta región del país están enmarcadas por coloridos mosaicos compuestos por plantaciones de papa, maíz, granos y flores que decoran el paisaje que recorre Guayllabamba, Vilcabamba y el páramo de El Ángel, concluyendo en los impresionantes bosques de Polylepis, conocidos como los “bosques de papel”. Los Andes ecuatorianos también son el hogar de muchas especies distintas de aves tales como los colibríes, loras, horneros, gavilanes o gallitos de peña que sobrevuelan las cascadas, aguas termales, pintorescos pueblos y mercados indígenas de la zona - como Otavalo, Salasaca, Saquisilí y Pujilí – o las hermosas lagunas de los alrededores, entre ellas las de San Pablo, Yahuarcocha y Cuicocha. En los Andes también están preciosas ciudades coloniales cuyos templos, plazas y edificios antiguos se han conservado casi intactos para narrar las distintas etapas históricas de un país infinitamente diverso. A este encantador panorama se suman una serie de haciendas tradicionales donde se producen algunos de los ingredientes fundamentales de la gastronomía andina, y que albergan majestuosas casas que se remontan a otras épocas. Con un clima primaveral todo el año que varía según la altura en la cual uno se sitúe a lo largo de la cordillera, la sierra ecuatoriana es el hogar de distintas culturas que hoy en día conservan su valioso legado tradicional y artesanal.

Coraza - Carlos Jara Albán

RECOMENDACIONES

Camping en el Chimborazo - Stephen Reich

 

Una forma de atravesar el paisaje andino es tomando el lujoso Tren Crucero, que pasa junto a algunos de los principales lugares de interés de la región, como la Avenida de los Volcanes o la Nariz del Diablo, y que conecta a la región andina con la costa. A bordo del mismo es posible degustar tradicionales platos serranos en compañía de fantásticas vistas a medida que el tren se abre paso en medio de plantaciones y llanuras o bosques, cumbres y nubes.

 

En la sierra también se encuentra la famosa localidad de Vilcabamba, con sus longevos habitantes, el famoso mercado artesanal de Otavalo, la aclamada Mitad del Mundo, la imponente cascada del Pailón del Diablo, el columpio hacia el vacío en la Casa del Árbol, las purísimas fuentes de Tesalia, la mágica laguna de Mojanda o las calles empedradas de Cuenca y el centro histórico colonial mejor preservado de toda Sudamérica.

 

Junto a estos enclaves, en la Sierra está Mindo, con sus bromelias endémicas, colibríes, líquenes y mariposas, o la caldera llena de agua del volcán Quilotoa, el magnífico parque nacional El Cajas con sus tesoros naturales y la concurrida ciudad de Baños de Agua Santa, considerada “un regalo para la tierra” por el Fondo Mundial para la Naturaleza. Ingapirca es otro lugar de interés que alberga la fortaleza más norteña del imperio del Tahuantinsuyu y los viajeros pueden recorrer una parte del Qhapaq Ñan, la red de caminos de la civilización incaica que conectaba Quito con el Cuzco y Tucumán, y que es considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Colobrí - Expoflores - Murray Cooper

 

En Cotacachi es posible visitar el parque del Cóndor, las cascadas de Peguche o el Museo de Las Culturas, mientras que en Cuenca se festeja la creación literaria del país cada año y en Loja se celebran las Artes Vivas con decenas de espectáculos, a la vez que en Quito resuena la música sacra y repican las campanas de las iglesias del centro colonial más importante del continente. Otra opción es seguir los pasos de Orellana por el camino que emprendió para conocer El Dorado o recorrer la Ruta de los Hieleros del Chimborazo que, desde tiempos precolombinos, subían a los glaciares para llevar hielo a la ciudad.

 

Debido a la inmensa oferta que hace que la región andina sea la más visitada del Ecuador, cuentan los cronistas que cuando llegaron los españoles a la Sierra se sorprendieron por su belleza y fertilidad, exclamando: “basta con echar la simiente para que ésta crezca”.

 

Abarcando once provincias magníficas que a su vez albergan ciudades, enclaves naturales e historias distintas, la sierra ecuatoriana es fácilmente accesible y cuenta con una completísima infraestructura de alojamientos de distinto tipo, siendo a la vez el punto de convergencia de culturas y tradiciones milenarias.

NUESTROS ANUNCIANTES