Cotopaxi

La provincia de Cotopaxi está situada en el centro del país, bajo el enorme volcán del mismo nombre, el segundo más alto del país. Esta elevación tiene una característica forma cónica con una gran mancha negra cerca de la cima a la cual, al tratarse de una pared de piedra lisa, la nieve nunca se adhiera a ella. A esta peculiaridad del volcán se la conoce como “Yanasacha”.

La capital de la provincia es Latacunga, o la “Ciudad de los Puentes”, y su principal festividad es la de la Mama Negra, que tiene lugar en septiembre. Durante esta celebración, fruto del sincretismo religioso de tradiciones españolas, africanas e indígenas, se interpreta la vida de las distintas culturas que durante cientos de años pasaron y se instalaron en esta zona del país. La figura central de la fiesta, la Mama Negra, suele desfilar sobre un caballo vestida con llamativos trajes coloridos y guiada por los “huacos” o brujos, que junto a otros personajes se mimetizan en un evento folclórico sin parangón.

Latacunga también es conocida por su gastronomía, en particular por las famosas “chugchucaras” que se preparan con mote, fritada, cuero de chancho, papas, empanadas, plátano maduro, choclos y canguil, así como por las allullas y los deliciosos llapingachos de papa.

Otras localidades de esta provincia que tienen especial interés por su creación artesanal son Pujilí, Saquisilí y Salcedo, que es también conocida por sus exquisitos helados de frutas, mientras que la Reserva Ecológica Illinizas, las Lagunas de Limpiopungo o el Parque Nacional Llanganates son quizás algunos de los más impresionantes recovecos naturales del país. En Cotopaxi también es posible visitar antiguas haciendas que se remontan al pasado colonial del país y que actualmente funcionan como alojamientos. Una de ellas, que se encuentra sobre una antigua fortaleza inca cuyas ruinas son las mejor preservadas de la parte norte del Tahuantinsuyo, ofrece a los visitantes la opción de dormir sobre un yacimiento histórico invaluable.

El volcán del Quilotoa y su caldera llena de agua formada tras la erupción del mismo hace muchos siglos esconde un lago de 250 metros de profundidad y para llegar hasta aquí, los visitantes pueden hacer la “ruta de la cumbre” y pasar la noche en uno de los distintos alojamientos situados cerca del cráter. El mirador del Quilotoa Shalalá fue elegido como la segunda mejor obra en territorios de habla hispana gracias al papel que ha tenido en el fomento del turismo en esta zona de la provincia, además de por su ejemplar diseño que permite observar desde lo alto la belleza mágica de la laguna.

Los amantes de los deportes de aventura pueden montar a caballo en esta zona, ir a pescar, hacer senderismo e incluso subirse sobre una mula. La provincia de Cotopaxi es perfecta para hacer actividades al aire libre, además de visitar pueblos con encanto y descubrir reservas naturales que esconden algunos de los enclaves más peculiares del país. Todo esto a los pies de uno de los volcanes activos más altos del mundo,  retratado meticulosamente sobre tambores de cuero a lo largo de la historia por el pueblo autóctono Tigua. Así, los viajeros que quieran llevarse un pedazo de volcán a casa pueden adquirir una de estas coloridas pinturas.

NUESTROS ANUNCIANTES

MALTERIA-PLAZA-01

GUIA DE ORO ECUADOR ES UN PRODUCTO DE EDICIONES JUMANDI - info@ecuadorguiadeoro.com - 593 2-361-7233 - 593 2-225-0115