Manabí

Manabí se encuentra en el centro del Ecuador y por ello, en el corazón mismo de nuestro planeta. Su clima, entre subtropical seco y tropical húmedo, es muy agradable a lo largo de todo el año, con una temperatura media de 25°C. En esta encantadora provincia de la costa ecuatoriana es posible visitar desde bosques húmedos y playas vírgenes, hasta antiquísimos yacimientos arqueológicos. Por otro lado, la tradición artesanal de Manabí es conocida a nivel mundial, siendo el hogar del famoso pueblo de Montecristi, donde se elaboran con delicadeza los valiosos sombreros de paja toquilla, erróneamente conocidos internacionalmente como los “Panama hats”. 

 

Uno de los grandes tesoros manabitas es el Parque Nacional Machalilla, que es una de las áreas protegidas más grandes de la costa ecuatoriana y engloba 50km de playa, además de miles de hectáreas de bosque tropical seco y nublado. Su nombre proviene de la cultura precolombina que se asentó en esa zona cerca de 1800 años antes de Cristo y hoy en día es posible visitar yacimientos arqueológicos de la misma, así como de las culturas Chorrera y Salango. Los viajeros pueden elegir seguir una de las rutas que los llevan a explorar la flora y fauna de la zona y luego visitar el museo de Agua Blanca, antes de bañarse en una piscina de azufre mientras contemplan un paisaje inédito junto al Pacífico. 

 

La Playa de Los Frailes, situada también en el parque, es una de las más bellas del Ecuador. Con una enorme extensión, aquí es posible descubrir desde pequeñas calas de arena blanca, hasta una playa ancha situada frente al inmenso Océano azul donde el turismo masivo aún no ha llegado, haciendo posible disfrutar de este enclave natural de forma casi privada. Los amantes del surf también encontrarán aquí un paraíso de olas grandes. Sin embargo, los más privilegiados serán aquellos que viajen a Machalilla durante junio y septiembre, la época de avistamiento de ballenas jorobadas. Durante semanas y en busca de aguas más cálidas, grandes grupos de ballenas atraviesan esta zona de la costa ecuatoriana y los visitantes pueden contemplarlas de lejos y de cerca en su paso por Manabí. 

 

Para poder contemplarlas en toda su magnitud lo mejor es subirse a bordo de uno de los botes que salen desde Puerto López y que llegan hasta la Isla de la Plata, trayecto durante el cual es muy probable encontrarse con uno de estos impresionantes animales haciendo piruetas en el agua. Y lo mejor no acaba ahí: la Isla de La Plata es una de las principales atracciones del Parque Nacional Machalilla. Apodada frecuentemente la “pequeña Galapágos” por su fauna similar – en ella es posible ver piqueros de patas azules y rojas, albatros, colonias de lobos marinos y tiburones - esta isla deshabitada de tan sólo 6 km alberga innumerables maravillas naturales. En ella es posible hacer buceo de superficie o snorkeling. Por otro lado, también alberga el museo de “Los Balseros del Sur”, que ofrece una detallada descripción de la arqueología e historia antigua de la costa ecuatoriana. 

 

Manabí, sin duda alguna, es una región de tesoros incomparables que ha sabido luchar contra la adversidad y levantarse con optimismo. Tras el terremoto que azotó al país en 2016, afectando especialmente a esta zona de la costa ecuatoriana, muchos pueblos y ciudades de la provincia fueron destruidos casi íntegramente. Sin embargo, y también de la mano de un turismo solidario que fue impulsado desde distintos frentes, ha sido posible reconstruir una gran parte de las localidades. Y es que es difícil pensar en visitar el Ecuador sin pasar por Manabí. 

 

Sus ciudades más grandes, entre ellas Manta y Portoviejo, son también enclaves agradables para el turismo. La primera de estas dos cuenta con un encantador malecón donde se puede dar un paseo al final del día para contemplar el atardecer, tomar un cóctel tropical o degustar la exquisita cocina manabita, con platos típicos como el suero blanco, el viche, la cazuela, el pan de almidón, los cebiches, los deliciosos dulces de Rocafuerte, los corviches y las empanadas. Por otro lado, en Manta también es posible encontrar opciones de alojamiento exclusivas para disfrutar de una estancia en el corazón de la costa ecuatoriana teniendo comodidades y fantásticas instalaciones a mano. Esta agradable ciudad es un puerto marítimo y pesquero al cual también tienen acceso los cruceros. Por su lado, la capital de la provincia -  Portoviejo – es conocida como la ciudad de los “Reales Tamarindos”. Su catedral y museo arqueológico son importantes polos turísticos, mientras que su jardín botánico es un pequeño oasis verde que alberga una pintoresca laguna artificial.

 

Manabí ofrece un turismo polifacético que se adapta a todos los gustos. Otras magníficas playas y localidades que harán de una visita a esta provincia una experiencia inolvidable son Bahía de Caráquez, Cojimíes, Jama, Canoa, San Vicente, San Clemente, San Jacinto, Crucita, Tarqui, El Murciélago, Puerto Cayo, Piqueros,  Puerto Rico, Chone y Jipijapa, la tierra del café. 

GUIA DE ORO ECUADOR ES UN PRODUCTO DE EDICIONES JUMANDI - info@ecuadorguiadeoro.com - 593 2-361-7233 - 593 2-225-0115